Ideas para decorar un pasillo largo y estrecho

 Los pasillos largos y estrechos son difíciles de decorar. Resultan angostos, poco acogedores y un tanto aburridos. Sin embargo, es posible darles una nueva vida con algunos elementos. Aquí tienes unas claves prácticas que te ayudarán a convertir tu pasillo un espacio atractivo y dinámico.



Aunque en determinadas ocasiones son necesarios, los pasillos largos y estrechos no son muy valorados en las casas modernas. Conseguir que resulten atractivos o que cumplan una función, más allá de la de conducirnos de una habitación a otra, puede ser complicado. Pero no todo está perdido: existen alternativas para hacer de estos pasillos lugares interesantes, para que parezcan más amplios de lo que en realidad son y lograr que despierten interés visual. ¿Quieres saber cómo?

Pon el acento en una sola pared


Tanto si se trata de una casa, de una oficina o de cualquier otro espacio, para decorar un pasillo excesivamente largo y estrecho hay que aprender a manejar la técnica de la perspectiva. Así podrás modelar el volumen, de forma que el corredor en cuestión no parezca tan largo ni tan estrecho. Para ello puedes utilizar el color, entre otros recursos, y pintar la pared del fondo de un tono oscuro para acercarla, o colocar una alfombra que no llegue hasta el final para que el pasillo parezca más corto.
Además, conviene colocar los elementos decorativos en una sola de las paredes, ya se trate de cuadros, de fotografías enmarcadas, de espejos o de una evocadora ilustración.

Una galería a tu estilo


¿Te has propuesto decorar tu pasillo con una galería de cuadros? La idea es buena, aunque has de tener claras algunas recomendaciones prácticas. Para empezar conviene que imprimas al conjunto tu propio estilo. Elige con cuidado cada elementos que vas a exponer, para conseguir que la galería hable de ti.
En segundo lugar, atrévete a dejar de lado la simetría y apuesta por un resultado más dinámico. Colocar los cuadros por parejas, a la misma altura, puede resultar aburrido y demasiado previsible. Mejor cuélgalos sin orden aparente, aunque lo tengan, mezclando diferentes tamaños y formatos.



Si al final del pasillo tienes una pared, puedes crear en ella una composición de cuadros que atraiga todas las miradas. Será una manera original de poner el foco en ese punto. Mezcla láminas, ilustraciones, dibujos o fotografías, pero procura establecer un nexo de unión (por ejemplo, el color de los marcos).
 Además, una alternativa que te permite cambiar la decoración del pasillo siempre que quieras, sin tener que estar haciendo agujeros en las paredes es colgar los cuadros, con rieles. El resultado es moderno y elegante.

Otros elementos interesantes


Además de colgar cuadros, en hilera o creando composiciones asimétricas, existen diversas maneras de decorar un pasillo largo y estrecho. Puedes optar por elementos como los espejos que ampliarán visualmente el espacio y potenciarán la luminosidad. Colócalos, igual que los cuadros, en una sola de las paredes.



El papel pintado, por ejemplo, es otro de los elementos que te ayudarán a decorar tu pasillo. Empapela una pared con un motivo bucólico o floral y transformarás tu pasillo angosto en un espacio muy inspirador. Un consejo: elige colores claros y diseños discretos, que no resulten demasiado llamativos.